Wara-Wara Serpientes

Siguenos en:

SERPIENTES

Descripción - Cuidados Específicos - Reproducción - Longevidad

Descripción de las Serpientes

serpiente verde

Las Serpientes u Ofidios son animales que pertenecen a la clase de los reptiles. Su característica principal se encuentra en la ausencia de extremidades, aunque una de las especies (Pitón) ha desarrollado lo que podía considerarse como una especie de patas, aunque estas son casi imperceptibles.

La estructura de su cuerpo es cilíndrica y extendida longitudinalmente. Tambiés son poseedoras de escamas que recubren completamente su cuerpo.

Otra curiosidad es la carencia de parpados, así que no cierran los ojos ni para dormir.

Su tamaño puede variar en función de la especie y medir desde unos 10 centímetros (como la especie hilo de barbados) hasta los 10 metros (pitón reticular de indonesia), siendo las hembras de mayor talla que los machos.

Son animales carnívoros que se alimentan de mamíferos, insectos, peces, etc. y que pueden ser acuáticas o terrestres. Estas últimas se desplazan reptando mediante movimientos oscilantes de su cuerpo.

Poseen un oído muy poco desarrollado. Este inconveniente lo compensan con la capacidad para captar las vibraciones del terreno pudiendo identificar diferentes presas y peligros. Además, poseen una lengua bifurcada capaz de captar olores con lo que identificar su entorno.

Cuidados Específicos de las Serpientes

En primer lugar, si estamos pensando en adquirir una Serpiente tendremos que decidirnos por el hábita que le proporcionaremos.

La mejor y más usual elección son los terrarios de cristal o acuarios. Estos son perfectos contenedores para este tipo de mascotas pues proporcionan bastante seguridad en cuanto a posibles escapes del animal.

Una vez decididos por el tipo de estructura que queremos, tendremos que decidir que dimensiones necesitaremos para esta. Siempre es recomendable ofrecer el máximo espacio posible a nuestra mascota tratemos con el animal que tratemos y para las Serpientes escogeremos un terrario pensando tanto en las dimensiones actuales del animal como en las dimensiones que puede llegar a alcanzar en su etapa adulta. Con esto nos ahorraremos tener que adquirir otro terrario para nuestra Serpiente cuando esta haya crecido.

Se debe tener en cuenta que el animal pueda deslizarse alrededor del terrario y que quepan los accesorios de decoración en su interior como ramas, rocas, luz y recipiente de agua.

Otros momentos delicados en la vida de nuestra Serpiente vienen con las mudas de su piel. Las Serpientes suelen mudar su piel trimestralmente, es decir, cada tres meses. Durante los periodos de muda las Serpientes necesitan un mayor consumo de agua y este agua la tendremos que cambiar más frecuentemente.

A menudo las Serpientes muestran dificultades para desquitarse de algunas de sus secciones de piel por lo que podemos ayudarlas con los dedos frotándola suavemente.

Una de las principales señales de que nuestra Serpiente puede padecer algún tipo de enfermedad las dan los ojos. Sus ojos deben verse vivos y con brillo. Si por el contrario observamos que se encuentran apagados y opacos puede ser una buena señal para acudir al veterinario con nuestro animal.

En cuanto a la limpieza de su hábitat, debe establecerse una rutina semanal. Para causar el menor estrés posible en nuestra mascota elegiremos siempre el mismo día de la semana para realizar esta tarea e intentaremos tardar siempre un tiempo semejante en realizarla.

Tendremos que recoger todas las deposiciones de nuestro animal y limpiar correctamente todo el fondo y cristales o paredes del terrario y después desinfectar su hábitat de posibles parásitos.

-Alimentación de las serpientes-

Las Serpientes son animales exclusivamente carnívoros. Su dieta principal se basa en pequeños mamíferos, aves, peces, huevos, anfibios, etc.

Al contrario que ocurre en la mayoría de animales, las Serpientes no necesitan alimentarse diariamente sino que debido a la capacidad flexible de su cuerpo y la posibilidad de desencajar la mandíbula pueden tragar presas de un tamaño considerable con respecto a sus propias dimensiones, tardando varios días/semanas en digerir la presa sin necesidad de volver a alimentarse. Si que sentirán la necesidad de consumir agua.

Se conoce que ciertas especies cuando ingieren una gran cantidad de comida del tirón pueden estar hasta 2 años sin comer, únicamente hidratándose.

Por lo general las Serpientes son animales de hábitos nocturnos así que su organismo se encontrará más activo por la tarde y lo más conveniente será alimentarlas entre las 18:00 y las 22:00 horas.

Existen más de 3000 especies diferentes de Serpientes y no todas tienen los mismo hábitos alimenticios.

En las Serpientes que se alimentan de aves y roedores, las presas más comunes serán los ratones árabes y las ratas de laboratorio.

En cuanto a la pregunta de ¿Es mejor ofrecer alimento vivo o muerto a nuestra serpiente? nuestra respuesta sería que siempre resulta conveniente alimentar a nuestra Serpiente con alimento muerto pues si damos alimento vivo corremos el riesgo de que este pueda lastimar seriamente a nuestra mascota. Podemos ofrecer alimento recién sacrificado o congelado. Si nos decidimos por esta última opción, sera necesario descongelar la comida unas horas antes de ofrecérsela a nuestro ofidio y además será conveniente calentar durante unos segundos la comida con un secador de pelo o similar con el fin de simular la temperatura corporal de una presa viva y así volverla mas apetecible para nuestro reptil.

Verdaderamente lo más recomendable es ofrecer a nuestra Serpiente presas completas que incluyan huesos, órganos, etc y que aporten infinidad de vitaminas, calcio y bacterias necesarias para el buen desarrollo de nuestro animal. También pueden proporcionarse trozos de carne o preparados diseñados exclusivamente para la alimentación de Serpientes pero este tipo de alimentación necesitará complementarse con diversos suplementos vitamínicos y alimenticios. Normalmente estos suplementos se comercializan en forma de polvo y se administran espolvoreándolo sobre los trozos de comida que se le ofrecen al animal.

Aunque la alimentación con presas completas aporta más nutrientes a su animal, es recomendable acudir al veterinario para informarse sobre la necesidad o no de aportar suplementos alimenticios a la dieta de su reptil.

Existen otros tipos de Serpientes especializados en dietas más estrictas. Podemos distinguir 3 grupos:

Las insectívoras, que se alimentan exclusivamente de insectos como saltamontes, grillos, larvas, etc. y de algunos que otros tipos de arácnidos como por ejemplo la Serpiente verde áspera norteña.

Las ictívoras que se alimentan de peces de agua dulce como por ejemplo los goldfish, los guppies y demás peces tipicos de pecera.

Las saurófagas, que practican el canibalismo, alimentándose de lagartos e incluso otras Serpientes, aunque no son muy abundantes en cautividad, la más conocida es la falsa coral y puede acostumbrarse perfectamente a la alimentación mediante ratones.

Reproducción en las Serpientes

Las Serpientes necesitan de unas circunstancias muy concretas para reproducirse.

Será necesaria la presencia tanto de un macho como de una hembra, por lo que en primer lugar deberemos determinar el sexo de las Serpientes.

Se puede deducir el sexo de una Serpiente observando la fisionomía de la misma. Por lo general las hembras son más grandes que los machos.

La zona de la base de cola es más ancha en los machos ya que es donde guardan los hemipenes. Además, la cola de los machos es más larga y se estrecha de manera menos brusca que las de las hembras.

A pesar de este dimorfismo sexual presente en las Serpientes lo más recomendable es acudir a un veterinario para que este someta al reptil a una sonda con el que comprobará su género de manera más fiable.

Para que una Serpiente se reproduzca será necesario alterar su entorno para que de esta forma se estimulen sus órganos sexuales.

Esta estimulación se producirá conociendo en que época cría nuestra Serpiente y provocando un letargo simulado. Es decir, tendremos que reducir la temperatura del terrario y bajar en gran medida la iluminación de este.

El despertar de dicho letargo será lo que lleve a nuestra hembra a estimular sus órganos reproductivos y querer aparearse. Esto suele depender de que se cumplan ciertos requisitos a la hora de despertar de la hibernación a nuestra mascota.

Alguno de los consejos son:

Un aumento de la temperatura induce al animal a despertarse de la hibernación. De esta manera, el reptil sufre una especie de estado de shock que le estimula a reproducirse, entonces debemos aumentar las horas de luz diarias para simular la entrada de la primavera. Pasaremos de 12 a 16 horas de luz al día. Será conveniente instalar un lugar donde la Serpiente pueda refugiarse ya que esto reducirá su estrés y ayudará a la estimulación. Una Serpiente estresada rara vez va a optar por reproducirse.

Las Serpientes pueden ser tanto ovíparas, que nacen en huevos, como ovovivíparas, lo que quiere decir que se desarrollan en un huevo en el interior de la madre pero esta las pare ya vivas fuera del huevo.

Si son ovovivíparas, debemos adecuar la temperatura constantemente para garantizar el bienestar de la madre.

Una Serpiente embarazada necesitará de un lugar seguro y bastante caliente donde poner los huevo o dar a luz. Una zafa llena de turba suele servir. Se le debe practicar una entrada y salida para el animal y colocarle algún calefactor en la parte inferior del recipiente que aumente su temperatura.

En las ovíparas, una vez puesto los huevos, estos deben marcarse en la parte superior con un lápiz vegetal. Y siendo muy cuidadosos y con movimientos muy relajados y precisos colocamos los huevos en la misma posición en la incubadora. Resulta muy conveniente alimentar a la hembra después de la puesta.

La temperatura a la que deben mantenerse los huevos de estas especies oscila entre los 24 y 28º C con una humedad de entre el 80% y el 95% y deben de estar a oscuras. En la incubadora los huevos se colocan en una bandeja con sustrato en el fondo y estos van colocados encima. Pueden moverse un poco pero no podremos darles la vuelta. El sustrato más utilizado en estos casos es la vermiculita.

En el momento de la eclosión, pueden existir en los huevos problemas con algunas de las crías debido a que no consiga romper el cascaron o la bolsa amniótica. En ese caso y de forma muy cuidadosa tendremos que ayudarles.

Una vez han nacido las crías las mantendremos alejadas de los padres. Es convenienten ubicarlas en pequeños contenedores con virutas de madera en el fondo y un recipiente con agua. En las pequeñas Serpientes es frecuente el canibalismo. Por ello tendremos que vigilarlas y mostrar especial atención sobretodo a la hora de las comidas, separándolas si fuera necesario.

Longevidad de las Serpientes

Las Serpientes más pequeñas suelen tener una esperanza de vida que oscila sobre los 12 años. Las especies de mayor tamaño pueden llegar a vivir hasta 40 años o más.