Wara-Wara Pogonas

Siguenos en:

POGONAS

Descripción - Cuidados Específicos - Reproducción - Longevidad

Descripción de las Pogonas

pogona

La Pogona o Dragón Barbudo como principal representante de la especie en cautiverio, es un animal omnivoro que se alimenta principalmente de insectos. Vive por lo general en los árboles y recibe su nombre debido a una especie de barba o bolsa debajo de la cabeza que hincha a la hora de aparearse o defenderse.

Es un lagarto de cabeza triangular la cual esta rodeada por unas escamas espinosas que tambien presenta a lo largo de su cuerpo.

Cuando la Pogona se siente en peligro tiene la capacidad de hinchar sus escamas y cambiarlas a un color negro.

Podemos encontrarlas en una amplia variedad de colores como en verde, gris, rojizas, etc.

Los machos son ligeramente más grandes que las hembras y además presentan unos poros femorales en el interior de los bultos que los diferencia más fácilmente. Los machos pueden llegar a medir hasta 60 cm. Y pesar alrededor de 450gr.

Cuidados Específicos de las Pogonas

Si nos hemos decidido por adoptar una Pogona, primero tendremos que construir un hábitat confortable en el que la ubicaremos.

Lo más recomendable es conseguir un terrario. Sus dimensiones deben ser adecuadas en función del tamaño que tenga el animal y primará la anchura de la estructura frente a la altura.

Debido a la imposibilidad de estos animales a mantener su temperatura corporal, necesitamos establecer unas condiciones ambientales en el terrario muy características para que nuestro animal sobreviva.

Debemos proporcionar a nuestra Pogona una temperatura diurna de entre los 26º C y los 32º C y entre los 18º C y las 22º C durante la noche.

Las Pogonas también necesitan de la radiación ultravioleta (UVB) del Sol por lo que sino se dan las condiciones necesarias en la zona geográfica en la que nos encontremos y mantendremos a nuestro reptil necesitaremos aportar este tipo de radiación artificialmente.

Podemos usar fluorescentes de radiación UVB específicos para reptiles y es conveniente conocer que estos tubos deben sustituirse cada 8 meses como máximo aunque sigan emitiendo luz.

En cuanto al tema de la limpieza, es muy importante mantener una buena higiene tanto de nuestro animal como de sus instalaciones, pues en los reptiles se pueden producir bacterias que afectan negativamente a los humanos sin que causen el menor síntoma en el animal como pueda ser el caso de la salmonela.

También es recomendable bañar a estos animales sobre una vez por semana. Esto favorece mucho la hidratación del animal y su transito intestinal. La forma más adecuada es añadir agua templada en un recipiente plano y mantener su cuerpo sumergido alrededor de 25 minutos.

-Alimentación-

El alimento principal de las Pogonas son los insectos, pues hablamos de que estos animales son insectívoros.

Podemos ofrecer a nuestras Pogonas insectos como: Grillos, Cucarachas, Saltamontes, etc. Además de los insectos, podemos completar su dieta con frutas y verduras e incluso carne como puedan ser crías de ratones.

Si acostumbramos a dar a nuestra Pogonas gusanos como por ejemplo los de la harina o de la miel. Debemos saber que es mejor proporcionarselos ocasionalmente, pues estos contienen elevados niveles de grasa.

Es recomendable suplementar la dieta añadiendo calcio a su ración de alimento entre 2 y 3 veces por semana.

Reproducción en las Pogonas

Las Pogonas son capaces de reproducirse a lo largo de todo el año, aunque lo más recomendables es que lo haga durante la primavera.

Las hembras empieza a ser apta para cría a partir de los 2 años de edad y conviene tener a dos hembras juntas puesto que así se reparte un poco el acoso del macho entre ambas.

Una vez la hembra ha sido fecundada, podemos observar un aumento en su actividad física y a su vez periodos cortos en los que nuestra Pogona hembra aprovechará para descansar.

También sufren un aumento del apetito que dura hasta un par de días antes de la puesta, momento en el que dejan de comer por completo. Durante el periodo de fecundación, debemos ofrecer alimento con un mayor contenido de calcio y vitaminas.

Cuando el embarazo esta un poco avanzado, podemos palpar la zona baja del abdomen de nuestra Pogona e identificar varios bultos que nos darán una idea del estado de nuestro animal. Cuando el proceso este muy avanzado seremos capaces de observar a simple vista el aumento de tamaño del abdomen del reptil.

El recipiente donde tendrá lugar la puesta deberá cumplir las siguientes especificaciones:

-Ser opaco.

-Disponer de un agujero por donde la hembra pueda entrar y salir.

-Tener unas medidas mínimas de 40x40x30cm.

-Debe tener un sustrato de vermiculita en un 10% para que pueda humedecerse, fibra de coco mezclada con perlita o cualquier sustrato similar con un espesor mínimo de 15cm de profundidad.

-Debe situarse en la posición del medio en la zona fría del terrario.

Para la puesta, no debemos molestar a la hembra. Tendremos que proporcionarle mayor cantidad de alimento y de agua así como calcio y vitaminas.

Si no hemos sido testigos de la puesta, sabremos que esta se ha realizado por el aspecto físico que presentará nuestra Pogona hembra. Esta mostrará síntomas de cansancio y una llamativa delgadez.

No se deben retirar los huevos hasta que no estemos seguros de que la hembra los ha depositado todos ya que podríamos provocar la retención de algún huevo en su interior debido al estrés causado.

Por lo general, en cada puesta la hembra pone de entre 20 y 25 huevos.

Una vez terminado este proceso, debemos esperar un mínimo de 2 horas a que se terminen de endurecer los últimos huevos y cambiarlos a una tarrina que después irá a la incubadora y que rellenaremos de sustrato de ¾ de vermiculita húmeda (Podemos mezclar la misma cantidad en peso de vermiculita y agua).

En la nueva tarrina, colocaremos los huevos enterrados en su mitad y en la misma posición en la que los colocó la madre.

En este momento ya podremos introducir nuestra tarrina en la incubadora, donde tendremos los huevos a una temperatura de entre los 26º C y los 30ºC con una humedad de entre el 80 y el 90%.

Los huevos tardarán entre 65 y 80 días en eclosionar, dependiendo de la temperatura a la que los hayamos incubado.

También dependiendo de la temperatura a la que los incubemos dependerá que nazcan más hembras que machos o al revés.

Longevidad de las Pogonas

Las Pogonas acostumbran a vivir entre 10 y 15 años.